Sordera y vértigo
Linkedin de Sordera y vértigo   Facebook de Sordera y vértigo   Slide share de Sordera y vértigo   Facebook de Sordera y vértigo   Twitter de Sordera y vértigo

Tipos y causas de hipoacusia

Introducción

 

La hipoacusia puede clasificarse en diferentes tipos dependiendo de los siguientes criterios:

 

            Por su causa o etiología

            Por la localización de la lesión

            Por el momento de aparición de la pérdida auditiva

            Por el grado o intensidad de la pérdida

 

 

Por su causa o etiología   

                          

 

Hipoacusia genética o hereditaria

La sordera puede estar presente al nacer (congénita), o desarrollarse posteriormente. 

 

Hipoacusia adquirida

 Producida por factores ambientales durante el embarazo (prenatales), en el momento del parto (perinatales), o después del nacimiento (postnatales).

 

Hipoacusia idiopática

A veces el origen de la sordera no se puede identificar, siendo de causa desconocida  en aproximadamente una tercera parte de los casos.

 

 

 

Por la localización de la lesión

 

 

 

 

Hipoacusias conductivas o de transmisión

 

La alteración se encuentra en el oído externo o medio, el sonido no llega o lo  hace muy débilmente al oído interno.  

Hipoacusias neurosensoriales o de percepción 

 

La alteración se encuentra en la cóclea del oído interno (sensorial)  y a veces en el nervio auditivo (neural)Las ondas sonoras llegan al oído interno pero de ahí no llegan a transmitirse total o parcialmente al cerebro. Las lesiones se localizan con más frecuencia en la cóclea aunque a veces afectan al nervio auditivo.

 
 
Hipoacusias mixtas 
 

 Es cuando se dan a la vez los dos tipos anteriores de hipoacusia.

Hipoacusia Central 

 

Con menos frecuencia la alteración se encuentra en los centros auditivos del cerebro: el estímulo auditivo llega al cerebro pero éste no es capaz de identificarlo y reconocerlo. Se define como “el déficit  en el procesamiento de la información de las señales auditivas o procesamiento auditivo central (PAC), no causado por hipoacusia o por disfunción intelectual”. Los pacientes suelen tener una audición normal pero presentan dificultades en la comprensión del habla.

 

 

 

Por el momento de aparición

 

En relación al desarrollo del lenguaje:

 

Hipoacusias prelinguales

se manifiestan antes de aprender a hablar.

Hipoacusias perilinguales 

se manifiestan cuando se está aprendiendo a hablar.

Hipoacusias postlinguales

se manifiestan después de haber aprendido a hablar.

 

 

Por el grado de la pérdida auditiva

 

El grado de pérdida auditiva  viene indicado por el nivel de audición, la gravedad de la lesión que se padece, pero sólo en términos audiológicos.  

 

Los grados de hipoacusia se clasifican según el umbral tonal promedio (U.T.P.), esto es, según el promedio entre las frecuencias llamadas conversacionales de la audiometría tonal: 500, 1000 y 2000 Hz.

 

1.   Hipoacusia  Leve                                21 - 40 dB

2.   Hipoacusia Moderada                        41 - 55 dB

3.   Hipoacusia Moderada-Severa         56 - 70 dB

4.   Hipoacusia Severa                             71 - 90 dB

5.   Hipoacusia Severa-Profunda           91-105 dB

6.   Hipoacusia Profunda                         106 - 120 dB

7.   Cofosis                                                 > 120 dB                             

 

 

En los grados 1 y 2 se observan dificultades para entender en ambientes ruidosos, en conversaciones con varias personas. El individuo notará más o menos su problema de audición dependiendo de su vida social, su actividad laboral, el uso de idiomas, etc., lo que determinará la necesidad de utilizar o no audífonos. 

 

Los grados 3 y 4 se encuentran más o menos por debajo de los niveles del habla, tendrán serias dificultades para comunicarse, pero con la ayuda de audífonos  la percepción del habla será muy buena.

 

El grado 5 se encuentra por debajo de los niveles del habla y aún con amplificación la percepción del habla puede ser insuficiente, requiriendo también a veces otras ayudas técnicas (p.e. sistemas FM), practicar la lectura labial, etc. Deberá valorarse el implante coclear en aquellos casos en los que los resultados con audífonos no sean satisfactorios.

 

Los grados 6 y 7 presentan una audición muy deteriorada o ausente, por lo que deberá considerarse desde un principio el tratamiento mediante implante coclear.